HOY AÚN ESTAMOS VIVOS

HOY AÚN ESTAMOS VIVOS

Editorial:
GRIJALBO
Año de edición:
Materia
Ficción y temas afines
ISBN:
978-84-253-5523-3
Páginas:
304
Encuadernación:
Bolsillo
16,90 €
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

Una historia intensa y hermosa, ambientada en la Bélgica ocupada de la Segunda Guerra Mundial, que nos muestra que incluso en los momentos más duros existe un espacio para la esperanza. Bélgica, diciembre 1944. Los alemanes han iniciado una contraofensiva en las Ardenas. Renée, una niña judía de siete años que ha sido acogida en una granja cuando huía de la persecución nazi, es confiada a unos soldados americanos. Sin embargo, al quedarse a solas con ellos, la pequeña descubre horrorizada que, en realidad, se trata de unos oficiales de las SS infiltrados en las filas aliadas. Los hombres no parecen tener dudas: hay que acabar con la niña de un disparo. En el bosque. Sin misericordia. Cuando llega el momento de la terrible ejecución, uno de los oficiales, conmovido por la impasible mirada de Renée, cambia de opinión y dirige la bala mortal contra su compañero. A partir de ese momento, los destinos de la niña judía y de Mathias, el soldado nazi, avanzarán juntos, convirtiéndose él en su escudo protector frente a un mundo en guerra, caótico y descarnado. Con una prosa precisa e hipnótica y un ritmo cinematográfico, Emmanuelle Pirotte nos ofrece una historia de amistad y valor ambientada en la Bélgica ocupada, y refleja a la perfección unos años que sacaron lo peor, y también lo mejor, de los seres humanos que los vivieron. Premio Edmée de La Rochefoucauld al mejor debut literario del año.
Premio del Office Central des Bibliothèques
Premio Palissy
Premio Lilly 2016 de Lilly dans la Vallée
Premio Saga Cafè 2016
Finalista del mejor libro de 2015 de la revista Lire
Finalista del premio Prem1ère Reseñas:
«Un debut literario que se devora.»
Figaro Littéraire «Una novela de una belleza envolvente.»
Lire «Una narración palpitante que profundiza en las zonas más complejas de las almas grises, que son las nuestras.»
Elle